• Blog
  • ¿Cómo escribir un libro para sus hijos?
Cómo escribir un libro

¿Cómo escribir un libro para sus hijos?

¿Recuerdas lo que era sentarte con tu libro favorito cuando eras un niño, completamente sumergido en el contenido de la historia?

Se escriben historias para niños con el fin de enseñarles las lecciones que hemos aprendido en el transcurso de la vida y para darles fuentes de placer e inspiración. Motivar a los niños a leer hace que los niños asocien la lectura con un espacio de relajación, armonía y motivación. A continuación les brindaremos algunos consejos que se necesitan para escribir un libro para niños, desde la generación de las ideas hasta un escrito terminado.

Lee muchos libros para niños

Una de las formas más rápidas para poder empezar a escribir un libro es leer los libros que contengan este tipo de contenido. Ve a tu biblioteca o a alguna librería para niños y pasa unas cuantas horas viendo. Piensa en qué libro te llama más la atención, y por qué. También piensa en los gustos de tu hijo o tu hija al que le dedicarás el libro.

Toma en cuenta lo siguiente:

  • ¿El libro tendrá imágenes, sólo texto o una combinación de ambos?
  • Los libros que no son de ficción y que son informativos requieren de investigación o conocimiento de la materia, así que si quieres manejar un tema específico, tendrás que investigar un poco del tema.
  • Para este proyecto que se llevará a cabo en Montessori Nan, no se admiten cuentos de ciencia ficción. Sin embargo, si en un futuro deseas escribir un libro al respecto con un enfoque hacia los niños, no se debe limitar a trabajos recientes. Siempre se puede regresar en el tiempo y leer historias que han aguantado el paso del tiempo.

A qué edades vas a escribir

El término “libro para niños” es un término muy amplio que va desde libros con ilustraciones para bebés o niños pequeños, hasta libros con novelas y libros de no ficción escritos para niños en secundaria y adolescentes. La trama, contenido y temas del libro que escribirás deben de ser apropiados para la edad de tus lectores para que les llame la atención.

  • Los libros con imágenes son los mejores para los niños pequeños. Tienden a ser de colores, suelen ser más cortos, tienen poca escritura y debe de ser muy clara y legible para tener la atención mientras mantienes la historia corta
  • Los libros con capítulos y de no ficción/informativos son para niños más grandes
  • No abandones el potencial de un libro poemas o historias cortas. A los niños también les gustan

¿Más palabras, más imágenes, o un poco de ambos?

Si tu libro es para lectores más pequeños, lo ideal es incluir muchas imágenes y dibujos que complementen tu escritura. Si eres un artista, puedes dibujar tus propias ilustraciones, pero si no, puedes contratar a un profesional para crear el material gráfico de tu libro. Para niños un pocos más grandes, los diagramas, dibujos e imágenes ocasionales a color suelen ser suficiente. En algunos casos, no poner imágenes también puede ayudar.

  • Antes de ir a buscar a un ilustrador, realiza bosquejos de tus ideas para las imágenes que van a ir en cada página. Al hacer esto, te ayudará con el siguiente paso de edición, y podrás darle al ilustrador tus borradores para que él o ella tenga una idea de lo que quieres
  • Los ilustradores tienen diferentes estilos, así que es importante que hagas una investigación a profundidad antes de tomar una decisión.  Si contratar a un profesional no entra en tu presupuesto, puedes pedirle a un amigo o miembro de la familia que sea artístico que te ayude con el material gráfico de la historia
  • Considera la fotografía como otra opción para agregar imágenes a tu libro. También puedes usar un programa de fotografía digital como Photoshop para agregar elementos que no puedes fotografiar fácilmente
  • Tu vocabulario y la estructura y longitud de tus oraciones debe ser apropiada para la edad de tus lectores. Si no estás totlamente seguro, habla con varios niños de la edad y comparte algunas de las palabras que estarías usando para tener una idea del alcance de su entendimiento.

Preparar el contenido del libro

Escribe tus ideas en una libreta. Algunas ideas básicas para tener en mente incluyen:

  • personaje principal
  • personajes secundarios
  • un escenario interesante
  • una trama que debe de incluir un conflicto central, problemas generándose, un clímax y una resolución.

Para libros informativos el libro necesita informar al lector sobre:

  • historia
  • personas
  • eventos
  • cosas reales
  • instrucciones para hacer algo

Para los libros que tienen más contenido en imágenes:

  • muchas ilustraciones
  • texto limitado (pero debe ser bueno y original)

Incorporar un mensaje

Muchos libros para niños generalmente consideran:

  • un mensaje positivo
  • lecciones de vida
  • Soluciones sobre problemas grandes (cuidar el medio ambiente o respetar a las personas, apoyo a culturas)

No es necesario incluir un mensaje directo y no se debe de forzas ya que si lo haces, el mensaje puede parecer muy pesado y poco atractivo para los niños.


Ser creativo

Recuerda qué es lo que te inspiraba cuando eras niño, explora esas ideas. Busca esos sentimientos que son sinceros y acciones que tengan sentido para tu historia. Si tu historia se basa en la realidad, esta es la oportunidad de compartir tu conocimiento e investigaciones con tus hijos. Es importante que seas creativo pero también preciso ya que se debe de tener un balance entre  la lectura ligera y el asegurarse de que el contenido es preciso, claro y entendible para los niños.


Escribe tu primer borrador

No hay que preocuparse por cómo suena. El papá debe de concentrarse en plasmar la historia o el tema de tu libro en papel, y luego preocuparse por pulirlo.


Revisa tu escrito

Este paso debe ser repetido una y otra vez hasta que esté totalmente mejorado. Puedes descubrir que algunas partes de la historia no están funcionando, o que se necesita agregar nuevos detalles. Si estás trabajando con un ilustrador, encontrarás que el agregar las imágenes pueden cambiar el tono de tu historia. Haz diferentes revisiones hasta que termines con un manuscrito que puedas mostrarle a las personas.

  • Aprende a dejar ir. Hay veces que partes del contenido del escrito sencillamente no encajan en la historia o son difíciles de acoplar. En ocasiones, es bueno dejar tu trabajo por un tiempo y regresar más calmado para ver las cosas con mayor objetividad
  • Revisa la ortografía y la gramática. Cada revisión te ayuda a mejorar la calidad de tu libro